Lactações naturais: sem uso de hormônios
ou outros estimulantes químicos para aumentar produção

De regresso a seu país, Alvaro Restrepo enviou a Renato Guimarães uma carta-relatório, onde se lê: 

 

Estimado Renato,

En nombre del Grupo, una vez más, quiero expresarle nuestras felicitaciones por su labor como criador de vanguardia y los agradecimientos a Usted y a su Señora Esposa por las atenciones recibidas.
 
Le pasaré unas fotos que hice que condensan mi modesta opinión sobre la visita a Indaiá.
 
Espero que nos visiten Usted y su Señora un día de estos en Colombia. Hago extensiva esta invitacion a su hija y a su yerno, con quien tuve la oportunidad de conversar y me pareció un joven preparado, muy inteligente y ponderado. Felicitaciones por el nieto y por el futuro bebé.
 
(...)

Aquí van siete fotos que resumen parte de mis observaciones sobre su hacienda: en primer termino, su Nieto, simboliza el amor y la continuidad de su esfuerzo, el de un criador feliz, Usted, y orgulloso de su ganado Gyr-Lechero y de su trabajo con esta noble raza. Sus palabras de bienvenidad, su amabilidad y la seguridad y claridad de sus explicaciones históricas sobre el desarrollo y manejo de su ganadería, son ejemplo de criterio empresarial, tan necesario en nuestro Campo latino americano. Este Grupo de visitantes de nuestra excursión, compuesto en gran mayoría, por experimentados ganaderos y técnicos, de Colombia y Venezuela, con un mejicano también, quedaron impresionados en forma muy positiva de su labor y, sobre todo, de la calidad de su ganado para nuestras condiciones ambientales. Las señoras del Grupo quedaron, ademas, impresionadas por las excelentes atenciones y gentileza suya y de su Señora Esposa así como la delicia de la comida. Algunas, como mi esposa, Olga, aprendieron algunas recetas tales como las empanadas de Tapioca con Tilapia y Macadamia. Van dos fotos de testigos de sus ordeños: el de Richard Lorenzo, de Tucaca, Venezuela y el de Gustavo Gnecco de Valledupar, Colombia, encantados con sus vacas, ambos ganaderos importantes en sus países. Un reto, producir leche a pasto sin artificios...!!!
 
(...)

Haber visto sus vacas, de alto mérito genético (fotos 8 y 9), en el potrero, comiendo forrajes óptimos, fué para mí una enorme satisfacción. El reto de producir leche, en el TRÓPICO, a pasto, sin establos, articicios, inyecciones y otros maquillajes, tiene que ser lo que debemos aprender, muy en particular los ganaderos y técnicos de nuestros países tropicales de la Cuenca del Caribe. Con la longevidad del Gyr-Lechero (foto 10) y capacidad de transformación de la celulosa en leche ¿para que artificios e inyecciones usados en los paises del Primer Mundo? Con la fortaleza y rusticidad (foto 11) de la raza Gyr-Lechero y la gran oferta de forrajes (foto 12) en nuestro trópico, lo que tenemos que hacer es seguir afianzando la tecnología brasilera para producir leche sin caer en los errores del Primer Mundo. Errores, que no solo hacen anti económica nuestra actividad, sino que puede llevar a la raza Gyr-Lechero a una selección genética equivocada, más ahora con las armas modernas de la bio tecnología como es la FIV.
 
(...)

El resumen de su trabajo práctico, tan sumamente bien orientado hacia producir un ganado Gyr-Lechero rústico, de potrero, sin los malabarismos del Primer Mundo, está (foto 13) en este torete que yo he llamado un hijo del Río Piraí. De estructura fuerte, bien caracterizado, con patas sólidas y correctas, masas musculares bien distribuidas dentro de su temperamento lechero, con testiculos correctamente desarrollados al ojo, prepucio suelto pero corto, dorso fuerte, conjugan un animal armonico fenotípicamente para trabajar en los potreros y topografía de nuestro trópico, sabiendo, además, que su genotipo proviene de los toros probados superiores y de las vacas de alto mérito genético de su selección, la cual aporta los genes necesarios para la producción de leche en nuestras condiciones tropicales. Esto lo vimos y particularmente lo aprendí. Esta es mi opinión. Felicitaciones y de nuevo nuestros agradecimientos (foto 14).
 
Fuerte abrazo,
 
Alvaro Restrepo